tareas para emprender con exito

3 tareas que debes priorizar para emprender online con éxito

Lo tienes claro. Vas a emprender un negocio online. ¡Enhorabuena! Tienes madera de valiente. Ahora bien, necesitas saber por dónde empezar y qué es lo realmente prioritario en esta aventura. Quédate por aquí para descubrirlo.

Te vamos a mostrar las 3 tareas clave que debes poner en marcha si quieres que tu negocio online comience con buen pie y no vaya a parar al baúl de los proyectos digitales fallidos.

¿Por qué emprender en el mundo online?

Cada día son más las personas emprendedoras que, como tú, se arman de valor y lanzan su propio proyecto online. Pero… ¿qué tiene Internet que anima a tantas personas a iniciar un negocio? La respuesta es sencilla: 4.388 millones de usuarios, es decir, 4.388 millones de clientes potenciales.

La verdadera magia de Internet es que todo está interconectado. Cuando te sientas frente a tu ordenador la distancia que te separa de Madrid de la que te separa del pueblo más pequeño de Estados Unidos es la misma: un clic.

En el ecosistema digital las oportunidades de venta se multiplican de forma exponencial. Un negocio físico tiene un radio de acción limitado a unos cuantos kilómetros a la redonda. En cambio, un negocio online no encuentra esas barreras, sino que está abierto a todas aquellas personas que dispongan de conexión a Internet.

Pero la amplitud de mercado no es la única ventaja de emprender en el mundo online. Además, los costes de poner en marcha un negocio en el ámbito digital son mucho más asequibles que los que conlleva iniciar un proyecto offline.

Pongamos un ejemplo. Quieres montar una tienda. Si optas por la opción física vas a tener que invertir, entre otras muchas cosas, en un local (alquiler, compra…), en el mantenimiento de ese local (suministros, impuestos…) o en un stock para llenar la tienda. En cambio, si eliges montar una tienda online todos los gastos que hemos citado antes puedes evitarlos. Puedes iniciar un eCommerce desde tu propio domicilio a través del dropshipping. ¿Te suena?

Como ves, son muchos los beneficios de emprender en el contexto online. Ahora bien, nadie dijo que ser emprendedor online fuese cosa de coser y cantar. Son muchos los cometidos que vas a tener que llevar adelante. ¿Los vemos?

Cuáles deberían de ser tus prioridades al emprender en el mundo online

Cuando se inicia un negocio online hay muchas tareas pendientes y poca gente para llevarlas a cabo: tú. Por lo tanto, es necesario ordenar cuáles son tus prioridades para que puedas abarcar todos los frentes. Toma nota.

#1 Define tu oferta

Para que un proyecto triunfe es necesario definir con calma el plan de acción. Las oportunidades de venta en Internet son geniales, pero ¡ojo! La competencia es feroz y, al igual que tú, también está a un clic de distancia de tu cliente ideal. Para marcar la diferencia debes pensar muy bien cómo va a ser el producto o servicio que vas a ofrecer.

Esfuérzate en encontrar un nicho de mercado rentable, no demasiado competido, y ahonda en tu interior para dar con aquello que hace diferente a tu producto o servicio del resto. ¿Será el producto? ¿Será la experiencia? O quizá ¿los valores del negocio? Estos son solo unos ejemplos, pero hay muchas más maneras de diferenciarse. Encuentra la tuya y tu camino hacia la cumbre del éxito estará más cerca.

Una vez que tengas claro qué vas a vender, tienes que bautizarlo y ponerlo en contexto. A quién quieres vender, cómo quieres que te perciba tu cliente o con qué tono te vas a comunicar con él son líneas maestras que deben quedar trazadas antes de dar un solo paso más.

#2 Dale vida a tu sitio web

Si el campo de acción va a ser el entorno online necesitas crear un sitio web, pero no sirve cualquiera sino uno enfocado a la venta. A nivel técnico necesitarás comprar un dominio y un hosting.

Una extensión o dominio, según Wikipedia, es un nombre único que identifica a un sitio web en Internet. Vamos, el dominio es lo que escribes en la barra de direcciones de tu navegador para ir a una página. Por ejemplo: www.google.es.

En cuanto al hosting, se refiere al servicio de alojamiento web. Se trata de un pequeño espacio en la gigantesca nube de Internet que va a guardar tu preciado tesoro: tu sitio web. Puedes optar por un hosting gratuito o uno de pago. Créenos. Si te tomas en serio tu negocio, opta por el servicio de pago.

Ahora que ya has comprado tu preciosa parcela ubicada en el espacio de Internet, toca construir la casa, o lo que es lo mismo, tu sitio web. Tienes multitud de plataformas para dar vida a tu web: WordPress, Blogger, Shopify, Magento, Prestashop, Squarespace, Wix,… Investiga sobre el asunto y elige la que mejor se adapte a las necesidades de tu proyecto.

Debes pelear siempre por conseguir un sitio web con un diseño atractivo y que, ante todo, sea funcional. La usabilidad web es prioritaria si quieres que tu proyecto online funcione. Los clientes deben sentirse a gusto navegando por tu casa virtual porque si no es así se irán por donde han venido. Las estadísticas hablan de que tan solo tenemos 5 segundos para atrapar la atención del usuario antes de que abandone un sitio web. ¿Te imaginas?

También necesitarás activar aquellos softwares que requiera tu proyecto para poder efectuar compras de forma segura, en caso de que así sea. Nos referimos a pasarelas de pago, TPV, Paypal o similar.

#3 Vende tus productos o servicios

¿Te has agobiado de leer todas las tareas que tienes por delante? Pues relájate porque esto todavía no ha terminado. Ahora llega lo más divertido de todo este viaje: conseguir vender en Internet.

La cantidad de estrategias que puedes desplegar para conquistar el corazón de tu cliente en la red puede resultar abrumadora y la mayoría tienen nombres bastante raros para los neófitos en la materia: Inbound Marketing, Content Marketing, E-mail Marketing, Video Marketing, Social Media, SEO, SEM, Marketing de Afiliados… ¿Seguimos?

Es muy difícil que puedas dominar en solitario todos los caminos para la venta en Internet así que te lo pondremos muy fácil. Estas son las 3 claves que necesitas implementar sí o sí para llegar a ese consumidor que te está esperando en Internet:

Crea contenido de valor con el objetivo de educar y ayudar a tu público a resolver todas aquellas dudas que pueda tener en relación con tu producto o servicio. El contenido de calidad es la llave para atraer tráfico cualificado (visitantes) hacia tu sitio web a través del SEO, persuadir a la compra mediante copywriting y retener a los clientes gracias al e-mail marketing.
Sé social abriendo perfiles en aquellas Redes Sociales en las que esté presente tu cliente ideal (Facebook, Instagram, LinkedIn, Youtube…). Mantén una presencia activa y márcate como meta inspirar, entretener y ayudar a tu público. Un consejo: el engagement es más importante que el número de seguidores.
Puedes invertir en publicidad online para acelerar tu visibilidad. Quizá te suenen servicios como Google Adwords o Facebook Ads.

¿Cuál es la solución para emprender en el mundo online sin morir en el intento?

Quizá te hayas asustado al leer la cantidad de tareas que tienes por delante para emprender online. Lo cierto es que hay mucho por hacer y llegar a todo puede ser complicado. No te agobies porque hay solución y es delegar.

Hay quien dice que, para poder emprender, antes necesitas aprender a delegar. Es una frase con mucho sentido. Si intentas abarcarlo todo pueden suceder dos cosas. Que las tareas se queden a medio camino sin estar realmente optimizadas para funcionar al 100%, disminuyendo tu capacidad de venta. O bien, que acabes quemándote y abandones tu proyecto por estrés.

Antes de llegar a esos extremos recuerda que hay profesionales capacitados y preparados para ayudarte en tu emprendimiento online y tienen un nombre: asistentes virtuales. ¿Quieres conocernos y saber qué podemos hacer por ti?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *