delegar tareas

¿Por qué deberías comenzar a delegar tareas en tu negocio online?

 

Emprendiste con toda la ilusión del mundo con las esperanzas puestas en que tu proyecto fuese rentable. Han pasado varios meses y has podido comprobar que aquella idea emprendedora ha cobrado la forma de negocio y… ¡funciona!

Sin embargo, tu día a día te absorbe. Sientes que tu negocio se está estrangulando y lo peor es que la causa eres tú. Tu jornada de trabajo transcurre apagando fuegos y no puedes concentrarte en lo realmente importante: crecer. ¿Existe alguna solución para esta situación? Sí. Delegar. Y te vamos a demostrar por qué deberías comenzar a delegar tareas en tu negocio online si no quieres acabar muriendo de éxito.

 

¿Qué es delegar tareas?

 

Antes de entender por qué necesitas delegar deberíamos analizar a fondo el significado del término. Y qué mejor que la RAE para ello. Según esta institución, la palabra delegar supone que una persona da la jurisdicción que tiene por su dignidad u oficio a otra, para que haga sus veces o conferirle su representación.

Ahora vamos a bajar esta definición al plano cotidiano para que lo entiendas mejor. Delegar implica que una persona asigne una tarea o función concreta a otra para que ésta la ejecute como crea conveniente. Para que el acto de delegar funcione a la perfección necesitas tener claro qué tareas debes delegar, quién es la persona adecuada para encargarse de esas tareas, y qué información debes transmitir para que ese nuevo colaborador pueda desempeñar su tarea con éxito.

Si estás pensando en que delegar es un acto complicado, tienes razón. Delegar implica muchas cosas y, quizá, la más importante sea la confianza. No todo el mundo está dispuesto a ceder el control y confiar porque teme que nadie mejor que él sabrá hacer la tarea.

Pero, déjanos decirte algo, si no eres capaz de delegar, jamás vas a dar ese salto cualitativo que tu negocio te está pidiendo a gritos. Por este motivo, vamos a darte 3 razones para que te desprendas de todos tus miedos a delegar.

 

¿Por qué es importante que comiences a delegar tareas en tu negocio online?

 

Vamos al meollo del asunto: por qué tienes que delegar. ¿Por qué te lo decimos nosotros? Ni mucho menos. Pero si te decimos que aprender a delegar es una lección clave que enseñan en todas las escuelas de negocios quizá comiences a percibir la palabra delegar con otros ojos ¿verdad?

Estas son las 3 razones por las que delegar es conveniente para tu negocio.

 

#1 Ahorra tiempo

 

Se dice que el tiempo es lo único que no podemos comprar ¿o sí?

Cuando emprendes debes hacer frente a un montón de cometidos: diseñar tu sitio web, gestionar tus redes sociales, iniciar campañas de e-mail marketing, tratar con clientes, elaborar presupuestos, emitir facturas, atender a proveedores… Y, aunque priorices algunos —en este post puedes descubrir qué actividades son esenciales cuando inicias tu negocio online—, no vas a poder sacar todo adelante en solitario.

Seguro que has oído mil veces el refrán: “quien mucho abarca, poco aprieta”. En el mundo de los negocios se cumple a rajatabla. Si intentamos abarcar por nosotros mismos todas las tareas, corremos el riesgo de hacerlo mal llevados por las prisas, o desatender otras tareas, las que sí que nos van a dar dinero de verdad.

Confiesa. Seguro que si tienes tu web en WordPress te has pasado más de tres días intentando configurar un maldito plugin para finalmente no conseguirlo. ¿Qué habría pasado si hubieses delegado esta función? Que tú hubieses podido invertir todas esas horas en una tarea verdaderamente rentable para tu negocio, esa en la que eres un crack. Y, mientras, una persona experta hubiese configurado el plugin en apenas unas horas.

Cuando delegas estás comprando tiempo para invertirlo en las labores que son realmente relevantes para hacer crecer tu negocio.

 

#2 Potencia la productividad y la eficiencia

 

Ahora mismo sientes una losa sobre tus hombros. Lo sabemos. Es la montaña de tareas pendientes que se van acumulando conforme pasan los días y te agobian cada vez más. Para algunas de ellas eres indispensable. Pero otras, quizá por repetitivas o porque son demasiado difíciles —y te llevan más tiempo del deseado— las puedes delegar.

Estás haciendo demasiado y delegar te va ayudar a reducir tus niveles de estrés y agotamiento, y esto va a repercutir directamente en una mejora de tu estado de ánimo y salud. Cuando estamos felices y satisfechos desempeñamos mejor nuestro trabajo y somos más productivos, ¿lo sabías?

Conforme veas que tu mochila de actividades pendientes se vacía y tan solo queda dentro lo primordial, que, por otro lado, es lo que mejor se te da, vas a comenzar a andar con ligereza y mucho más rápido hacia tu meta de crecimiento.

Y no lo harás en solitario sino en compañía de colaboradores realmente capacitados para esa función concreta que has decidido delegar en ellos. Porque, precisamente, son expertos en esa actividad. ¿Esto que implica? Que aquello que delegues se ejecutará con eficiencia.

¿Recuerdas el ejemplo del plugin de WordPress? Vale. Ahora imagina que después de tres días, sí consigues configurar ese plugin. O eso pensabas tú porque al cabo de dos semanas te das cuenta de que el proceso no llegó a funcionar como debería y que has dejado perder varias oportunidades de venta por culpa de ese fallo.

Esta situación sería muy diferente si hubieses decidido delegar en un profesional con los conocimientos técnicos suficientes para gestionar el proceso con éxito. Tu plugin estaría funcionando a pleno rendimiento y tú peleando por tu negocio donde sí eres importante.

 

#3 Incrementa la rentabilidad de tu negocio

 

Vamos con la razón definitiva: si delegas, vas a ganar más dinero. Y la explicación es muy sencilla, incluso la puedes haber intuido ya.

Cuando delegamos liberamos tiempo y nos volvemos más productivos en el desempeño de tareas que solo el dueño de un negocio puede o debe hacer. Si la productividad, y con ella la producción, aumentan —¡ojo! una producción hecha con rigor y calidad—, también incrementarán los clientes, las ventas y la rentabilidad del negocio.

Si eres diseñadora de joyas y diseñar es tu pasión, ¿qué haces configurando plugins o facturando? Céntrate en diseñar joyas. Crea valor para hacer valioso tu proyecto.

 

¿A quién puedes delegar las tareas de tu negocio online?

 

A la hora de delegar tienes dos opciones: contratar a un empleado o subcontratar a empresas o profesionales freelance. La primera opción es ideal si tienes un gran volumen de trabajo que delegar y necesitas un perfil profesional concreto. La inversión que deberás hacer será superior para hacer frente a nóminas, seguros sociales y gastos de gestoría. Por este motivo, tal vez no sea lo más adecuado para tu tipo de negocio.

La segunda posibilidad a tu alcance es delegar en empresas o agencias externas todas aquellas tareas urgentes y que te complican la vida. ¿Has oído hablar de los asistentes virtuales? Se trata de una persona especializada en el desempeño de tareas administrativas y técnicas que brinda sus habilidades y saberes a los negocios que lo necesitan y lo hace de forma remota.

¿Te gustaría descubrir qué puede hacer por ti un asistente virtual? Echa un vistazo e imagina todo el potencial que una figura así tendría para tu negocio.

¡Venga! Dile adiós a esa persona controladora que llevas dentro y aprende a delegar tareas. Verás lo bien que sienta, tanto a ti como a tu negocio: el verdadero protagonista de esta historia.

Una respuesta

  1. En mi caso, puedo hablar desde las dos posiciones. Por un lado, tengo mi propio proyecto sobre habilidades comunicativas. Pero por otro, ayudo a otros emprendedores que me delegan tareas y acciones que necesitan delegar. Es un win-win… porque además de ser una oportunidad laborar es un enriquecimiento mutuo. El trabajo online genera muchas sinergias y permite un aprendizaje mutuo de conocimientos e ideas.

    Así que si, delegar cuando puedes permitirtelo es altamente recomendable para todas las partes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *